El despido discriminatorio

El despido discriminatorio

A lo in­terno el Có­di­go de Tra­ba­jo fue ro­bus­te­ci­do en el año 2001 con la in­tro­duc­ción de un Ca­pí­tu­lo Único al Tí­tu­lo Un­dé­ci­mo de­no­mi­na­do “Prohi­bi­ción de Dis­cri­mi­nar”.

Sin em­bar­go, desde el 1 de marzo de 1962 ya for­ma­ba parte de nues­tro or­de­na­mien­to ju­rí­di­co el Con­ve­nio No. 111 de la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo, que es­tan­do ra­ti­fi­ca­do por nues­tro país desde esa fecha, re­gu­la­ba la dis­cri­mi­na­ción en el tra­ba­jo y la ocu­pa­ción de ma­ne­ra muy ge­ne­ral.

En reali­dad, no es sino hasta el año 2001 que en nues­tro de­re­cho po­si­ti­vo (las leyes vi­gen­tes y exi­gi­bles en Costa Rica) se in­clu­ye­ron los ins­ti­tu­tos que hoy acom­pa­ñan a la prohi­bi­ción de dis­cri­mi­nar en el em­pleo. Hoy so­bre­vi­ven tanto el Con­ve­nio como el Có­di­go de Tra­ba­jo, y ambos ins­tru­men­tos se ma­ti­zan. Vea­mos al­gu­nos de esos ma­ti­ces.

I.- Cuan­do nues­tro Có­di­go de Tra­ba­jo se­ña­la que es prohi­bi­da toda dis­cri­mi­na­ción en el tra­ba­jo por ra­zo­nes de edad, etnia, gé­ne­ro o re­li­gión, el Con­ve­nio No. 111 nos com­ple­men­ta ex­pli­can­do que dis­cri­mi­na­ción sig­ni­fi­ca cual­quier dis­tin­ción, ex­clu­sión o pre­fe­ren­cia ba­sa­da en mo­ti­vos de raza, color, sexo, re­li­gión, opi­nión po­lí­ti­ca, as­cen­den­cia na­cio­nal, y ori­gen so­cial que tenga por efec­to anu­lar o al­te­rar la igual­dad de opor­tu­ni­da­des o de trato en el em­pleo y la ocu­pa­ción. Como se com­pren­de, el Con­ve­nio No. 111 es mucho más am­plio que el Có­di­go de Tra­ba­jo, y por lo tanto, al ser más ven­ta­jo­so para el tra­ba­ja­dor se apli­ca el Con­ve­nio No.111.

II. Cuan­do nues­tro Có­di­go de Tra­ba­jo se­ña­la que todos los tra­ba­ja­do­res que desem­pe­ñen un tra­ba­jo igual go­za­rán de los mis­mos de­re­chos, igual jor­na­da la­bo­ral y re­mu­ne­ra­ción igual, sin dis­cri­mi­na­ción al­gu­na por edad, etnia, gé­ne­ro o re­li­gión, se debe en­ten­der con­for­me al Con­ve­nio No. 111 que se in­clu­yen el color, opi­nión po­lí­ti­ca, as­cen­den­cia na­cio­nal y ori­gen so­cial.

III.- Cuan­do nues­tro Có­di­go de Tra­ba­jo se­ña­la que es prohi­bi­do el des­pi­do por ra­zo­nes de edad, etnia, gé­ne­ro o re­li­gión, se debe en­ten­der con­for­me al Con­ve­nio No. 111 que se in­clu­yen el color, opi­nión po­lí­ti­ca, as­cen­den­cia na­cio­nal y ori­gen so­cial.

IV.- Si bien es cier­to en Costa Rica te­ne­mos un ré­gi­men de des­pi­do libre,- según el cual no se ne­ce­si­ta una cau­sal para des­pe­dir a un tra­ba­ja­dor, siem­pre y cuan­do se le in­dem­ni­ce con­for­me a la ley-, el des­pi­do dis­cri­mi­na­to­rio por ra­zo­nes de por edad, etnia, gé­ne­ro o re­li­gión, color, opi­nión po­lí­ti­ca, as­cen­den­cia na­cio­nal y ori­gen so­cial es prohi­bi­do, y ade­más cas­ti­ga­do por el or­de­na­mien­to ju­rí­di­co con dos efec­tos fun­da­men­ta­les: a) La po­si­bi­li­dad de re­ins­ta­la­ción si así lo so­li­ci­ta el tra­ba­ja­dor al Juez de Tra­ba­jo; y b) Una in­dem­ni­za­ción adi­cio­nal por daño moral y daños y per­jui­cios equi­va­len­tes a 12 sa­la­rios mí­ni­mos del pues­to que ocu­pa­ba el tra­ba­ja­dor dis­cri­mi­na­do.

VI.- Cuan­do el Có­di­go de Tra­ba­jo se­ña­la que es prohi­bi­do a los pa­tro­nos dis­cri­mi­nar por edad al so­li­ci­tar un ser­vi­cio o se­lec­cio­nar a un tra­ba­ja­dor, se debe en­ten­der con­for­me al Con­ve­nio No.111 que esa prohi­bi­ción al­can­za a ra­zo­nes no sólo de edad, sino tam­bién de edad, etnia, gé­ne­ro o re­li­gión, así como de color, opi­nión po­lí­ti­ca, as­cen­den­cia na­cio­nal y ori­gen so­cial, por­que el Con­ve­nio No.111 se re­fie­re no sólo a dis­cri­mi­na­ción en el em­pleo, sino tam­bién al ac­ce­so a los me­dios de for­ma­ción pro­fe­sio­nal, la ad­mi­sión en el em­pleo, y en las di­ver­sas ocu­pa­cio­nes como tam­bién las con­di­cio­nes de tra­ba­jo.

VI.- El des­pi­do dis­cri­mi­na­to­rio por ra­zo­nes de pre­fe­ren­cia se­xual es tam­bién prohi­bi­do. Es decir, el mo­ti­vo de un des­pi­do es dis­cri­mi­na­to­rio si se hace con fun­da­men­to en di­fe­ren­tes pre­fe­ren­cias se­xua­les (ho­mo­se­xua­les en otras pa­la­bras). Así ha sido re­suel­to por el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Tra­ba­jo, Sec­ción Ter­ce­ra en sen­ten­cia 292- 2013.

Este es un caso tí­pi­co de cómo un de­re­cho la­bo­ral es re­gu­la­do de una ma­ne­ra por el Có­di­go de Tra­ba­jo, am­plia­do por las dis­po­si­cio­nes de un Con­ve­nio In­ter­na­cio­nal, e in­te­gra­do por ju­ris­pru­den­cia de los Tri­bu­na­les de Jus­ti­cia.

Alfonso Carro
CENTRAL LAW Costa Rica

Ver enlace original aquí

Deja un comentario

Cerrar